¿Cómo sublimar en solo 3 pasos?

sublimar

En pocas palabras, la impresión digital para sublimación es un proceso en el que unas tintas especiales, que contienen tintes “de sublimación” que se activan con el calor, quedan fijadas mediante la aplicación de calor y presión en un sustrato de poliéster, ya sea un tejido o una superficie revestida para sublimar.

Sublimar en solo 3 pasos

A continuación se indican los pasos a seguir durante la sublimación:

PASO 1: Las tintas especiales activadas mediante calor (tintas por sublimación) se imprimen en un papel de transferencia térmica, normalmente en forma de imagen invertida.

PASO 2: Lo siguiente que necesitamos es una sublimadora (para piezas individuales) y un sustrato receptor para aplicar la imagen al sustrato. El sustrato base será un tejido de poliéster o un material previamente revestido con una superficie de poliéster, como por ejemplo cristal, metal, madera, plásticos y cerámicas. El papel se coloca en la parte superior del artículo donde se plasmará la imagen, con la cara impresa hacia abajo. Acto seguido se aplica presión y calor usando la sublimadora (normalmente a 180-200 °C durante 35-60 segundos).

PASO 3: La impresión se completa cuando se retira el papel. No requiere tiempo de secado ni tratamiento posterior. El proceso plasma las imágenes de forma definitiva sobre el tejido de poliéster, de modo que la impresión no puede rayarse ni desteñirse. Pasa a formar parte del tejido y no tiene más tacto ni textura que la propia del tejido. Ello significa que no se agrieta, ni se despega ni se desprende, y puede lavarse y plancharse con una mínima pérdida de color. En el caso de objetos rígidos, como una tabla de cortar de cristal, la impresión aparece debajo de la superficie revestida y es muy difícil de rayar o eliminar.

Puedes ver todos nuestros combos para sublimar haciendo clic aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *